Recetas de mascarillas naturales para después del ejercicio

Es probable que este artículo sea de interés para la mitad femenina de la comunidad deportiva, ya que esta vez hemos decidido cubrir el tema de las mascarillas de belleza naturales que se pueden utilizar después de hacer ejercicio. Estamos acostumbrados a prestar mucha atención a la nutrición y a diversos productos especiales que nos ayudan a recuperarnos de las actividades deportivas intensas, pero por alguna razón se nos escapó el tema del cuidado de la piel. Aquí tienes unas cuantas recetas útiles para empezar.

Durante el ejercicio, nuestro cuerpo se despierta, el metabolismo se acelera, comienza la sudoración profusa, la sangre se precipita a la cara y los poros se abren. En este estado, cualquier producto cosmético será absorbido por el cuerpo mucho más rápido que en un estado relajado. Al fin y al cabo, no en vano existe un procedimiento cosmético como la vaporización y el masaje de la piel con una toalla de baño caliente húmeda, seguido de la aplicación de cremas, aceites o mascarillas nutritivas. En este caso, piense en un baño de agua para la cara como si fuera una carrera o cualquier otro entrenamiento.

Paso 1: Después del entrenamiento, lávate bien la cara, utilizando un exfoliante especial o geles limpiadores para eliminar el sudor y la suciedad de la piel. Utiliza una toalla blanca para asegurarte de que tu cara está completamente limpia.

Paso 2: Aplicar la mascarilla preparada en la cara. Déjalo actuar durante 10-15 minutos y aclara con agua fría, lo que estrechará los poros y protegerá la piel de una mayor contaminación.

Receta nº 1

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de aceite de almendras;
  • medio pepino grande, pelado;
  • 1 cucharada de miel;
  • 1 paquete pequeño de yogur natural;
  • medio plátano pequeño;
  • 3 cucharadas de sal marina.

El aceite de almendras elimina las células muertas de la piel. La misión del pepino es hacer frente a las rojeces e irritaciones y dar al rostro un aspecto fresco. El trabajo de la miel es reducir la inflamación y restaurar el color. Su ventaja añadida: es excelente para combatir las bacterias y ayudar a eliminar el acné. El ácido láctico del yogur hidrata y ayuda a eliminar rápidamente las células muertas. Los plátanos nutren la piel y la suavizan. La sal marina actúa como un exfoliante y le da a su cara la desintoxicación perfecta porque absorbe las toxinas y los productos químicos no naturales para su cara.

Preparación. Poner todos los ingredientes en una batidora y triturarlos hasta que queden bien. Guarde la máscara lista en el refrigerador en un recipiente cerrado durante 7-10 días.

Receta № 2

Ingredientes:

  • 1 cucharada de miel;
  • 1 cucharada de aceite de oliva;
  • 1 cucharada de avena instantánea cocida al vapor con agua.

El aceite actúa como hidratante, la miel reduce la inflamación y combate las bacterias, y la avena actúa como un exfoliante suave.

Preparación. Al cocer los copos de avena al vapor, utilice menos agua de lo habitual, ya que las gachas deben quedar espesas. Añada miel y aceite de oliva a la avena cocida, aplique la mezcla tibia en el rostro y masajee con movimientos circulares, evitando el área de los ojos. La mascarilla puede aplicarse dos veces por semana.

Receta nº 3

Ingredientes:

  • 1 cucharada de yogur natural;
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva;
  • ½ cucharadita de aceite de limón.
  • Preparación. Mezclar todos los ingredientes, aplicar sobre la piel y masajear suavemente con los dedos.
  • Aclare la mascarilla con una franela empapada en agua tibia. Esta mascarilla limpiadora puede aplicarse todos los días. No se recomienda a los alérgicos a los cítricos.

Consejos de

1. Si llegas al gimnasio justo después del trabajo, sin poder pasar por tu casa, asegúrate de llevar un desmaquillante ese día. Hacerlo con la cara maquillada ensuciará mucho tu piel, ya que el sudor se mezcla con el maquillaje y obstruye tus poros.

2. La única parte de tu rostro que sólo puede beneficiarse del maquillaje son los labios. Puedes utilizar un bálsamo hidratante o nutritivo. Evita las barras de labios brillantes o los brillos, ya que se secarán durante el entrenamiento y te arriesgas a parecer una muñeca.

3. Utiliza sólo toallas limpias para limpiarte la cara del sudor durante el entrenamiento.

4. tu cuerpo puede esperar hasta que llegues a casa, donde podrás relajarte y darte un baño o una ducha, pero es imprescindible que te laves la cara después del entrenamiento, ya que los gérmenes habrán tenido tiempo de darse un festín durante el viaje de vuelta. Es aún mejor si llevas contigo un limpiador suave.

5. Es verano y si haces ejercicio al aire libre, el riesgo de quemaduras solares ya es alto. Y cuando te ejercitas con la piel calentada, las posibilidades aumentan, así que no te olvides de la crema facial, que debes aplicarte 30 minutos antes de empezar el entrenamiento.

Si quieres estar atractiva mientras haces ejercicio, el maquillaje no es la única opción. Sólo puede empeorar las cosas, ya que cuando hace calor o incluso sólo durante un entrenamiento intenso corres el riesgo de convertirte en el Joker.

Lope Martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *